Teletrabajo en Colombia: regulación y normatividad vigente

Ley de teletrabajo Colombia

 

Con la llegada de la pandemia covid-19 a Colombia, a mediados de marzo de 2020, nuestros hábitos de vida dieron un vuelco total. Reuniones con amigos y familia, viajes, salidas al parque, eventos sociales, visitas al gimnasio, quedaron postergados o pasaron a realizarse desde la virtualidad.

 

Por supuesto, las actividades laborales no fueron la excepción y la tecnología llegó a “salvar la patria” ofreciéndonos amplias y eficientes opciones para continuar con nuestras labores desde casa. El confinamiento trajo consigo un incremento cercano al 400% en el número de empresas que acudieron al teletrabajo en el 2020, según cifras reportadas por el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Ciudades como Bucaramanga multiplicaron por 5 el número de teletrabajadores en dos años, pasando de 869 a casi 5.000

 

Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga y Barranquilla son, en ese orden, las ciudades que lideran la lista con mayor número de teletrabajadores.

 

 

 

Hagamos un pequeño recuento histórico

 

 

El teletrabajo no es algo de ahora; en la década de los 70’s, gracias al ingenio del físico Jack Nilles y como respuesta a la crisis del petróleo, se comenzó a hablar de “telecommuniting”, iniciativa que tuvieron miles de empresas para llevar el trabajo a casa de sus colaboradores a través de las herramientas tecnológicas con que contaban.

 

Posteriormente, a mitad de la década de los 80´s los grandes avances tecnológicos se hicieron notar, entre estos, la creación de Google, del correo electrónico, de plataformas de chat y el WWW (Wolrd Wide Web), un novedoso sistema de conexión de páginas a través de internet, que llegó entre muchas cosas, para facilitar la vida de quienes estaban implementando el teletrabajo. Igualmente, la masificación del uso de computadores portátiles y teléfonos móviles también dio un gran empujón a esta nueva dinámica laboral.

 

En América Latina, el teletrabajo se implementó también como resultado de crisis económicas; las personas comenzaron a buscar diversas opciones para generar ingresos adicionales desde casa y las empresas por su parte, encontraron en este, una gran opción para minimizar gastos.

 

En el 2008, el Congreso de la República expidió la Ley de Teletrabajo 1221 en Colombia; en mayo de 2012 se firmó el Decreto Reglamentario de Teletrabajo 0884, que conformó la Comisión Asesora del Teletrabajo, y en julio de ese mismo año, Bogotá fue el punto de encuentro de la Feria Internacional de Teletrabajo.

 

Unos meses después, en Medellín, se lanzó el Libro Blanco del Teletrabajo, una guía que servía como punto de partida para miles de empresas que comenzaron a implementar esta metodología laboral y con base en la cual, se realizaron cerca de 500 talleres dirigidos a empresarios y microempresarios.

 

En 2014 se llevó a cabo la segunda Feria Internacional de Teletrabajo nuevamente en Bogotá, que contó con la participación de más de 3.000 asistentes y 11 países invitados, allí se realizó la Primera Rueda Virtual de Empleo.

 

En el 2015 Colombia fue poco más allá, extendiendo el teletrabajo a las cárceles del país y a los centros de reclusión militar del Ejército Nacional, abriendo nuevas posibilidades a la población privada de la libertad.

 

 

 

 

Regulación en Colombia

 

 

Como ya mencionamos, en nuestro país el trabajo está reglamentado desde el 2008 con la Ley 1221 y el decreto 884 del 2012.

 

La Ley 1221 de 2008 reconoce al teletrabajo como una nueva modalidad laboral en Colombia y establece bases para la generación de políticas públicas que lo fomenten y que faciliten su acceso a poblaciones vulnerables. También crea la Red Nacional de Fomento al Teletrabajo, que promueve e incluye garantías laborales para los teletrabajadores.

 

 

El decreto 884 de 2012, define específicamente las condiciones laborales que deben garantizarse a los teletrabajadores y su relación con los empleadores, así como las obligaciones de empresas tanto del sector público como privado y la afiliación a Aseguradoras de Riesgos Laborales.

 

 

 

 

Ley 2088 del 12 de mayo de 2021

 

 

Uno de los pocos efectos positivos que tuvo la pandemia, fue el auge que tomó el teletrabajo en Colombia y en el mundo; con esto, se hizo necesaria la creación de una nueva ley que complementara y especificara nuevas normas.

 

En este punto, es importante aclarar que esta ley hace una diferenciación entre teletrabajo y trabajo desde casa: el primero se puede establecer permanentemente, facilitando al empleado trabajar desde un punto distinto a la sede física de la empresa, mediante el uso de herramientas tecnológicas. El segundo, por su parte, hace referencia a los casos en que el trabajo desde casa es implementado como respuesta a situaciones excepcionales en las que temporalmente se imposibilita el traslado del trabajador hacia la empresa, tal como ha sucedido con la llegada de la covid-19.

 

Veamos en qué consiste:

 

 

Define el trabajo en casa

 

El trabajo en casa es concebido legalmente en Colombia como la posibilidad que se da al servidor público o al trabajador privado para realizar temporalmente sus actividades laborales fuera del lugar donde generalmente las desarrolla. Este no permite realizar modificaciones al contrato ni desmejorar las condiciones pactadas inicialmente.

 

 

Especifica las ocasiones en que puede ponerse en práctica

 

Cualquier trabajador que pueda continuar realizando sus actividades sin la necesidad estricta de acudir presencialmente a la empresa o entidad que lo contrató, puede realizar trabajo en casa.

 

 

Define los criterios que pueden aplicarse al trabajo en casa

 

Por supuesto, el trabajo en casa se rige a partir de las contemplaciones constitucionales y legales vigentes; esta ley determina los nuevos criterios que deben ser tenidos en cuenta:

 

 

Coordinación

 

Las funciones deben realizarse conjuntamente entre trabajador y empleador, de modo que sus actividades se complementen entre sí en la búsqueda de sus objetivos empresariales.

 

 

Desconexión laboral

 

El trabajar desde casa no implica que sea 24/7. No se permite al empleador realizar solicitudes que obliguen al trabajador a extender su jornada laboral fuera del horario habitual. Además, se mantendrá el derecho a los descansos dominicales, festivos, vacaciones, licencias y demás contemplados desde el inicio en el contrato laboral.

 

 

Duración del trabajo en casa

 

La ley define que la habilitación del trabajo en casa se realizará por 3 meses y podrá renovarse una vez por el mismo periodo; sin embargo, si las condiciones que obligaron a ponerlo en marcha persisten, como ha sido el caso de la pandemia, podrá extenderse hasta que la situación retorne a la normalidad.

 

 

Herramientas de trabajo

 

En este sentido, la ley estipuló que el trabajador podrá hacer uso de sus propias herramientas y medios para ejecutar sus labores y en caso de no contar con ellos, la empresa deberá facilitar la entrega de los mismos para garantizar el cumplimiento de las actividades.

 

 

Estos son otros puntos muy importantes que contempla la ley; trabajadores y empleadores que realizan sus labores desde casa, deben tenerlos en cuenta:

 

  • El trabajador debe ser notificado por escrito sobre la habilitación del trabajo desde casa, incluyendo fechas de inicio y finalización.
  • Los salarios y prestaciones que recibe el trabajador en casa, deben ser los mismos a los que tenía derecho cuando realizaba labores en oficina.
  • Los trabajadores cuyos honorarios no superan los 2 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes, y que por ley recibían un subsidio de transporte, deben tener el reconocimiento de un auxilio de conectividad durante el tiempo que laboren bajo esta modalidad.
  • La Administradora de Riesgos Laborales deberá garantizar la realización de actividades que promuevan la ejecución del trabajo en óptimas condiciones de salud física y mental.

 

 

 

Modalidades de Teletrabajo

 

El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones define 3 modalidades de teletrabajo:

 

1.      Autónoma

Si eres de los que solo acude a la oficina en ocasiones fundamentales y el resto del tiempo trabajas desde tu casa o desde el lugar que elijas, siempre y cuando cuentes con todas las herramientas necesarias, eres un teletrabajador autónomo.

 

2.      Móvil

Si, por otro lado, tu trabajo te exige permanecer moviéndote de un lado a otro y tu principal herramienta son los equipos tecnológicos móviles, este es tu caso. También a esto se le llama teletrabajo, aunque no permanezcas en casa ni puedas elegir el lugar, tampoco desarrollas tus funciones en las instalaciones de tu empresa.

 

3.      Suplementaria

También es muy frecuente encontrar casos en que el trabajador debe acudir a la oficina o sitio de trabajo algunos días de la semana y el restante, completar sus labores a distancia. Estos son los teletrabajadores suplementarios.

 

 

¿Eres parte de los actuales teletrabajadores del país? ¿Consideras que hay algún punto que debería incluirse en esta normatividad? Coméntanos.

Pin It on Pinterest