fbpx

Las redes sociales como fuente de información

Redes Sociales noticias

Poco nos imaginamos cuando nos sumergimos en el mundo de las redes sociales, que estas llegarían a ser nuestra primera y más directa fuente de información.

Generalmente, creamos una cuenta en Messenger, Hi5 o Facebook, por no irnos muy atrás, con el fin de mantenernos en contacto fuera de la escuela o trabajo con nuestros amigos y cercanos o para reencontrarnos virtualmente con viejos conocidos. También representaron una gran opción de entretenimiento.

 

Antes de que la internet incursionara en nuestras vidas, la libertad de expresión y el acceso a la información estaban limitados; las personas debían quedarse con lo que llegaba a ellas a través de los medios de comunicación masiva. Y era aún más difícil mostrar tu opinión si no eras uno de los privilegiados que podía darse a conocer a través de ellos.

 

Pero este panorama dio un vuelco total gracias a internet, y posteriormente a las redes sociales; hoy en día, basta tener una cuenta creada en cualquiera de estos canales y conectividad para difundir lo que piensas y para enterarte de lo que pasa en tu ciudad, tu país y en el mundo.  La inmediatez, el amplio alcance y la fácil generación de conversaciones, posicionaron a las redes sociales por encima de algunos medios tradicionales y cambiaron los hábitos de consumo de información de las personas.

 

Según un informe de Reuters Digital News Report y la Universidad de Navarra, el 48% de los jóvenes acude a redes como Twitter, Facebook o LinkedIn para informarse.

 

 

Los riesgos

Era genial que finalmente tuviéramos un medio al cual acudir en busca de información inmediata, y en el que pudiéramos también compartir lo que vemos y lo que conocemos sin mayor restricción; sin embargo, esta accesibilidad generaba un gran riesgo: hoy en día existe una cantidad desmedida de información circulando, sin ningún tipo de filtro; los datos se comparten sin verificar sus fuentes, sin buscar otras opiniones y sin analizar su veracidad.

 

La ausencia de rigurosidad a la hora de generar y compartir información es altísima: los datos son inexactos, no se sabe de dónde salieron y si son reales, muchos de ellos son tergiversados y terminan desinformando. Las personas no se toman un par de minutos para investigar antes de compartir lo que encuentran, simplemente el botón share está ahí, tan al alcance que para qué complicarnos buscando otras fuentes o visitando el perfil de la página o persona que publicó originalmente.

La internet y las redes sociales nos han facilitado tanto la vida, que en cierto modo nos volvió perezosos, y aspectos tan importantes como investigar y estar seguros de la veracidad de la información antes de compartir ya no es la costumbre.

 

 

Entonces, ¿qué hacer con ese volumen de información que nos aborda a diario en redes sociales?

Es indispensable tomarnos el tiempo de realizar un adecuado filtro para evitar caer en la desinformación y peor aún, promoverla. Aquí te dejamos algunas recomendaciones sencillas:

 

  • Lee la noticia completa, muchos medios de comunicación y cuentas no oficiales han caído en la elaboración de titulares muy llamativos y a veces imprecisos para atraer a la gente, lo que conocemos como clickbait; es muy importante dar ese clic para leer la información completa y tener todo el contexto.

 

  • Indaga la fuente, visita siempre el perfil de la persona o empresa que publicó la noticia; ¿se trata de un medio reconocido y confiable? Si es un perfil personal, ¿es una figura pública? ¿Qué tipo de contenidos suele compartir, son sesgados o en definitiva informativos? WhatsApp también se desbordó de cadenas que son enviadas por doquier a cuanto contacto se tiene registrado en el teléfono. Muchos de tus conocidos simplemente te la comparten porque se las envió otro conocido o les llegó a través de un grupo; es tu responsabilidad irte a Googlear un poco y verificar si lo que te enviaron es verídico y luego de eso sí deberías

 

  • Búscalo en Google. No solo cuando se trate de cadenas de WhatsApp. Google siempre será un gran aliado para descifrar la veracidad de la información que encuentras en las redes sociales. Si la noticia es real, lo más seguro es que otras fuentes también la hayan publicado y al visitar varias de ellas, podrás tener un panorama más amplio y completo.

 

  • Verifica la fecha de publicación, compartir notas fuera de contexto, aunque sean reales, también aporta a la desinformación.
  • Una clave fundamental para saber si lo que lees o ves tiene una sustentación verídica, es analizar qué tipo de fuentes y datos oficiales están citando. Así sabrás de dónde salió realmente la información y de ser necesario, acudir a ellos.

 

 

En medio de protestas, las redes han sido una alternativa viable para mantenerse informado

Veamos este clarísimo caso en que las redes sociales han sido claves en la difusión de información. El 28 de abril de 2021 inició una jornada de movilizaciones en Colombia que no han cesado, y que reflejan el descontento del pueblo con algunas decisiones tomadas por el actual Gobierno. Las protestas y las movilizaciones persisten, y con ellas, tristemente han surgido miles de denuncias sobre presuntos abusos cometidos por parte de la fuerza pública. Y aún más lamentable es el hecho de que la comunidad no ha encontrado en los medios tradicionales de comunicación, la difusión completa y real de esta situación.

 

Es ahí cuando aparecen las redes sociales como la alternativa ideal, las personas comenzaron a publicar videos, fotografías, audios y demás información que mostraba exactamente qué era lo que ocurría en las calles en tiempo real.

 

Sin embargo, y como ya lo mencionamos, la facilidad de publicar y acceder a múltiples contenidos ha generado una desinformación altísima; hemos visto cómo circulan videos e imágenes de otras fechas, de sucesos alejados, o que, si bien son reales, no cuentan con los datos exactos de lo ocurrido.

 

“Sin duda, las redes sociales juegan un papel importante, porque el ciudadano ‘armado’ de un celular puede grabar en vivo lo que pasa, solo que mucha de esa información queda sin contexto”, afirmó Mónica Valdés, vicepresidenta de la Asociación de Radios Comunitarias para América Latina y el Caribe. Por ello, organizaciones de derechos humanos, como Temblores, sugieren algunas recomendaciones para garantizar la veracidad de los contenidos emitidos, entre ellas:

 

  • Mencionar dentro del video la fecha y la hora en que ocurren los sucesos.
  • Marcar la ubicación del lugar.
  • Al final de la grabación dar un giro de 360° en el que muestre en la medida de lo posible, el panorama completo.

 

 

¿Es real la “censura” de la que muchos hablan en estos tiempos?

En este contexto, surgió también una serie de denuncias en medios de comunicación y en las mismas redes sociales, sobre una supuesta “censura” por parte de Facebook y de Instagram, plataformas que estaban eliminando algunas de las publicaciones que denunciaban estos casos y en general, que hubieran sido hechas en torno al contexto de las movilizaciones. ¿Te pasó también? Pues aprovechemos este espacio para explicarte un poco lo que sucede:

 

Antes que nada, debes saber que Facebook ha creado unas normas comunitarias o reglas a las que todo usuario debe acogerse para poder permanecer en la red, y tienen como fin proporcionar un ambiente seguro y evitar los abusos a los que se está expuesto en estos escenarios digitales. Estas normas se basan en garantizar la seguridad, privacidad y autenticidad y han sido creadas y actualizadas partiendo de los comentarios de sus mismos usuarios y de recomendaciones de expertos analistas.

 

Forma parte de las normas comunitarias de Facebook, prohibir la circulación de imágenes con exceso de violencia que puedan herir la susceptibilidad de las personas; por ello, muchos de los contenidos que se compartieron, sobre todo stories y transmisiones en vivo, fueron eliminados de las plataformas.

 

Al respecto, un representante de Facebook explicó: Sabemos que las personas acuden a Facebook para debatir los temas que más les interesan y tenemos normas para mantener un ambiente seguro en nuestras plataformas, que no permiten publicar imágenes violentas. En el marco de las manifestaciones en Colombia, estamos trabajando para habilitar publicaciones que sean de interés público, advirtiendo a los usuarios que puede tratarse de imágenes sensibles”.

 

La plataforma trabaja con algoritmos que, mediante el uso de inteligencia artificial detectan y reportan los contenidos de este tipo, y posteriormente los eliminan. Su representante también aseguró que actualmente Facebook cuenta con un equipo de 35.000 personas dedicadas a analizar los contenidos reportados automáticamente, y verificar si infringen las normas comunitarias para eliminarlos, o si podrían ser de interés público y habilitar su circulación, haciendo la respectiva advertencia a los usuarios.

 

No es la primera vez que estos canales eliminan masivamente contenidos hechos en un contexto de protestas. En abril del 2020, con la muerte del afroamericano George Floyd en Estados Unidos en un caso de abuso policial, miles de manifestantes salieron a las calles en este y varios países del mundo a protestar con contra la discriminación racial y el abuso de la fuerza policial.

 

El movimiento al que se dio paso, conocido como #BlackLivesMatter, fue ampliamente difundido a través de las redes sociales y ¡Oh sorpresa! Muchos de estos post fueron desapareciendo.  En esa ocasión, Instagram explicó que, al hacerse uso excesivo del mismo Hashtag, la plataforma puede llegar a identificarlo como Spam y bloquearlo automáticamente.

 

Se presume que este también pudo ser el caso de las manifestaciones en Colombia, cuyos contenidos se hicieron virales usando el hashtag #SOSColombia.

 

Entre tanto, cibernautas comparten alternativas para realizar las publicaciones “engañando” al algoritmo y evitando que sean reportadas y eliminadas.

 

Un dato extra: existen muchos países donde se restringe el acceso a internet y a redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram. China, Rusia, Corea del Norte e Irán encabezan la lista, pero desde el 2015 son más de 60 países en el mundo los que han acudido a la limitación del acceso a internet y la prohibición de plataformas específicas.

Los turistas que llegan a estos lugares deben acudir al uso de VPN, Virtual Private Network; una tecnología que permite hacer una conexión segura a redes privadas a través de internet.

 

En conclusión, la actual crisis social que se presenta en nuestro país, nos ha llevado a evaluar cómo las redes sociales llegaron a convertirse para muchos en el primer canal de información; por lo que es muy importante saber compartir esta información, realizar filtros efectivos y comprender el funcionamiento de estos canales en casos específicos.

 

Cuéntanos, ¿qué tanta información consumes a través de las redes y cuál es la credibilidad que te generan? ¿Crees que las redes sociales han desplazado a los informativos tradicionales?

Pin It on Pinterest