fbpx

La importancia del teletrabajo para las empresas y cómo mejora la calidad de vida de sus empleados

Teletrabajo

Recién cumplimos el primer año de enfrentarnos a la llegada de la Covid 19 y son muchísimos los cambios que nos vimos obligados a ejecutar en nuestra cotidianidad: en el colegio, en la universidad, en el trabajo y en la forma de relacionarnos con las personas y con nuestra familia. Por supuesto, las empresas no podían quedarse por fuera de esta transformación y se vieron obligadas a enviar la mayor parte de su fuerza laboral a trabajar desde sus casas.

 

Con esto, no podíamos dejar pasar la oportunidad para hablar de la importancia que tiene teletrabajo; amado por unos y rechazado por otros, es inevitable abrirle paso a esta nueva modalidad que para muchos fue impuesta a las malas, pero que ha dejado en la mayoría de los casos excelentes resultados.

 

Esta ha sido una coyuntura estratégica para encontrar los recursos que nos ayudaran a poner en marcha y a establecer una nueva forma de trabajo, y lograr que siguiéramos siendo igual o ¿por qué no?, más productivos aun desde nuestros hogares.

 

Aquí te contamos más acerca de la importancia de teletrabajar y cómo se benefician tanto empresas como colaboradores.

 

¿Qué es el teletrabajo?

 

Como lo dijimos líneas arriba, el teletrabajo es una nueva modalidad de ejercer nuestras funciones profesionales a través de plataformas, dispositivos y herramientas que nos ayuden a permanecer conectados con la compañía sin tener que estar en ella de cuerpo presente y sí, operando desde nuestra casa, el hotel, un café o cualquier otro lugar que no sean las instalaciones en donde normalmente laboramos.

La comunicación constante es indispensable

 

Tal vez esta aclaración sea redundante, pero teletrabajar no es irte a casa a descansar, lo que significa que tendrás que estar en constante comunicación con tu equipo de trabajo.

 

Teléfonos celulares, computadores, softwares de gestión, correos electrónicos; todo debe estar al alcance de tu mano para que cumplas con tu labor y estés retroalimentando permanentemente acerca de tus avances y tus entregas a los involucrados en el proceso.

Algo de historia

 

El teletrabajo no es nuevo, aunque hasta ahora esté fijándose en la retina de muchas personas.

 

El teletrabajo, como muchas de las cosas buenas que han sucedido en el mundo, surgió a raíz de una crisis.

 

Hubo una crisis financiera en la década de los 70´s que Jack Nilles supo aprovechar muy bien para insertar el concepto de llevar el trabajo al trabajador y no el trabajador al trabajo.

 

Es decir, que la crisis haría más difícil ir cada día a la oficina a gastar recursos, sobre todo porque estamos hablando de que el grave problema era energético, un recurso no renovable.

 

Nilles empieza a pensar en una forma de trabajar que no aumentara los costos de los servicios en las oficinas y que, en caso de que tuvieran que cerrarse, les permitiera a los empleados seguir laborando desde sus casas, toda vez que lograran conectar teclados y pantallas a estaciones remotas.

 

Es así como nace el concepto y logran cristalizarlo, incrementando la producción al 80% y permitiéndose un 0% de absentismo laboral.

 

Y eso que no contaban con la tecnología que tenemos ahora y aun así lo hicieron posible…

Cómo ayuda el teletrabajo a las empresas

 

Muchísimo y las razones pueden ser múltiples. Una de las cuestiones que más se viene trabajando para poder hacer teletrabajo eficiente tiene que ver con reeducar a los directivos y dueños de las compañías, que aún siguen viendo en el modelo tradicional la única salida para ser productivos y eso incluye a sus trabajadores.

 

No conciben la idea de que el colaborador pueda trabajar sin supervisión y sin cumplir un horario laboral bajo la mirada atenta de sus superiores.

 

Por otro lado, el concepto de permanecer anclado a un puesto de trabajo, aunque se esté siendo poco o nada productivo también ha ido cambiando gracias al teletrabajo. Muchas veces, las personas llegan a la oficina, como se dice tradicionalmente, a “hacer acto de presencia”, esperando que llegue la hora de almuerzo o de salida; desarrollaban sus actividades de forma lenta y cualquier elemento podía ser distractor en sus labores. El estar dentro de la oficina no garantiza que la productividad sea del 100%.

 

Un reciente estudio hecho por la multinacional The Talent System (THT) evidenció que los profesionales hoy por hoy, demuestran mayor organización, responsabilidad y compromiso trabajando desde sus casas. Este estudio fue realizado con una muestra de 130 mil trabajadores de 12 países de Latinoamérica, y ¿qué crees? Colombia estaba ahí. Así que hay que abrirle paso a la transformación sin más temores.

Teletrabajar reduce costos

 

¿Por qué gastar una fortuna en infraestructura cuando puedo tener un equipo de teletrabajadores que harán los procesos de manera remota, desde cualquier lugar, y además ahorraré en arriendo, servicios y administración?

Quebraderos de cabeza por absentismo laboral

 

Eso se acabó, si desde el proceso de selección logras conformar un equipo de trabajo a todas luces responsable y disciplinado, cada quien hará su parte ya que hay plena consciencia del uso y manejo del tiempo.

Tu equipo de trabajo estará conformado por el mejor talento

 

Hay muchos beneficios que los profesionales de hoy buscan en las empresas y no se trata precisamente del salario.

 

Lo que buscan es llegar a acuerdos en donde sientan libertad para gestionar situaciones y procesos que vayan encaminados a mejorar su calidad de vida.

 

Así, sabrás que si tu colaborador ve con agrado que teletrabajar es uno de los beneficios que tu compañía ofrece, con seguridad no querrá estar en otro lugar en donde tenga que marcar tarjeta, ceñirse a treinta minutos de almuerzo y ni pensar en irse a casa antes de 5.

 

Obviamente querrá trabajar en tu empresa, lo que quiere decir que ese talento no se irá fácilmente (retención), se sentirá satisfecho y no buscando opciones laborales por otro lado.

Gestión del tiempo vs. Trabajo por objetivos

 

Una vez más nos enfocamos en una realidad, cumplir un horario ya no es tan importante como trabajar por objetivos.

 

Quienes teletrabajan tienen claro que ser productivos no es lo mismo que cumplir 40 horas semanales sentados tras un escritorio, en un estado de motivación cero y haciendo lo mismo todos los días.

 

Las empresas, por consiguiente, han visto con beneplácito que su productividad ha aumentado a niveles nunca antes vistos gracias a que la tendencia hoy es trabajar por objetivos, flexibilizando el tiempo de permanencia del empleado en la oficina y estableciendo estándares de medición que permitan el cumplimiento mediante el empoderamiento del colaborador.

 

Es decir que las empresas han aprendido a despachar sanamente a su trabajador a casa mediante la frase: si tú ya sabes lo que tienes que hacer, “just do it”.

La calidad de vida de los empleados, un reto para las compañías

 

Estamos ante un nuevo modelo de trabajo, sin duda, y es que conciliar la vida personal con la vida laboral se ha vuelto todo un reto.

 

Además, porque una nueva fuerza laboral viene imponiendo una serie de condiciones para aceptar un empleo en donde se sientan completamente a gusto: los Millenials.

 

No vamos a entrar en detalles acerca de las características que distinguen a un Millenial de otra generación, pero sí diremos que ellos son más conscientes de querer pasar menos tiempo encerrados en una oficina cumpliendo un horario de 8 a 5 y si a eso le sumamos que son justo las personas que en este momento por brecha generacional (una persona mayor de 40 años ya no es tenida en cuenta para los procesos de selección), están contratando las compañías, pues no hay que hacer oídos sordos a sus peticiones.

 

El teletrabajo está bajando los niveles de estrés y ansiedad

 

Y eso definitivamente ha redundado en calidad de vida para el colaborador y este no podría estar más feliz con su empleador.

 

La mayoría de las personas consideramos nuestra casa como el lugar seguro, nuestro remanso de paz; donde establecemos conexiones emocionales que nos proveen tranquilidad y felicidad. Rocío Morales Bopp, Directora de Psicometría de THT comentó “Los trabajadores son más productos desde sus casas, probablemente, porque las personas en sus hogares se sienten más tranquilas mientras que en los espacios laborales sienten mayor presión de no cometer algún error”.

 

Si permitimos al colaborador trabajar en un ambiente en donde todas estas singularidades se unen para crear un entorno de bienestar, los niveles de estrés y ansiedad bajan para dar paso a la productividad y al mejor de los desempeños.

Reducción de gastos y ahorro de tiempo

 

Teletrabajar es la mejor forma en que un empleado puede ahorrar y sentarse a trabajar con la seguridad de que ningún imprevisto le hará llegar tarde al trabajo, es saltar de la cama a la ducha y de la ducha a la compu (en sentido figurado).

 

Muchos empleados se quejan del gasto mensual que les representa tomar el transporte público para ir al trabajo y eso sin hablar del trauma al que se someten a diario para poder llegar a tiempo a sus trabajos.

 

Ingresar a un sistema masivo de transporte es una tarea titánica y el estrés del viaje que fácilmente les representa una hora yendo al trabajo y otra hora regresando a casa (como mínimo), no les hace gracia en lo absoluto, por no mencionar el riesgo de contagio que representa con la contingencia de esta pandemia.

 

Pongámoslo en cifras:

 

Un pasaje de Transmilenio en la ciudad de Bogotá cuesta 2.500 pesos.

 

Si a diario hay que ir y regresar de la oficina, serían 5.000 pesos

 

A la semana serían 25.000 pesos (contando con que el empleado trabaje solo de lunes a viernes).

 

Las semanas laborales en promedio son cuatro, así que hay que multiplicar 25.000 pesos x 4 semanas, eso nos da: 100.000 pesos.

 

Ahora bien, el subsidio de transporte para el año 2020 quedó en $ 106.454, una cifra que cubre raspando las cuentas que acabamos de hacer; eso sin derecho a tomar un taxi, un Uber, a utilizar más de dos transportes diarios y confiando en que ningún otro imprevisto se atraviese en el camino.

 

Si este colaborador hiciera teletrabajo, podría ahorrarse al año $ 1.234.248 pesos, ¿sirven?, creemos que sí.

 

Ahora hablemos del factor tiempo:

 

Si una persona va y vuelve del trabajo en 2 horas, eso va a representar 40 horas al mes metido en un indeseable sistema de transporte, aguantando golpes, codazos, jalones de cabello y hasta cosquilleo (robo de sus pertenencias).

 

Eso para los que no cuentan con vehículo propio, supongamos que el empleado tiene carro.

 

Según un estudio de Inrix, empresa privada que ofrece datos y analíticas sobre la situación del tráfico de diferentes países del mundo, Colombia, solo después de Tailandia, es el país en el que sus habitantes pasan más horas metidos en trancones.

 

Esto quiere decir que un colombiano promedio pierde al año 47 horas luchando contra el tráfico de la ciudad; 47 horas que bien podrían ser usadas para otros fines más loables.

 

Según el diario Vanguardia Liberal, el caso de Bogotá es aún más inquietante: “Pero si cree que es malo pasar casi dos días completos atrapados en el tráfico, la cifra de Bogotá lo dejará con la boca abierta: cada año, los capitalinos gastan 80 horas de su vida en los embotellamientos que se arman en la Autopista Norte, la calle 26, la calle 80 y otras importantes e hipercongestionadas avenidas de la ciudad”.

 

Son horas de sueño, son horas en familia, son horas para ser más productivos y gracias al teletrabajo, hoy todos estos frentes están cubiertos.

 

Quienes teletrabajan han dado muestras de sentirse más a gusto con un modelo laboral en el que las horas que pasan metidos en los trancones o yendo y viniendo de una oficina pueden ser utilizadas para trabajar en los proyectos de la compañía, en enfocarse genuinamente en los objetivos y en lograr más rápidamente las metas propuestas, no hay distracciones ni pérdidas significativas e inútiles de tiempo.

Gastos extra, ¡fuera!

 

No nos vamos a decir mentiras, la oficina se volvió una fuente inagotable de gastos extra.

 

Por directriz del mismo departamento de Recursos Humanos y de las actividades de bienestar que suelen llevar a cabo, terminamos celebrando cumpleaños, almuerzos, despedidas, baby showers y hasta ascensos.

 

Esto sin duda representa para el empleado gastar más de lo previsto. Con el teletrabajo esta clase de gastos han disminuido ostensiblemente y los teletrabajadores se sienten genuinamente identificados con el gasto que deliberadamente hacen para compartir con su círculo más cercano de amigos de la oficina.

 

No estamos diciendo con esto que vas a convertirte en un ermitaño y que jamás compartas con tu entorno laboral, simplemente las salidas y las invitaciones se reducen al “cuando yo quiera” y “con quien yo quiera”.

 

En conclusión, el teletrabajo es una actividad que requiere de mucha autodisciplina por parte del trabajador y un soltar y dejar de supervisar por parte del empleador.

 

No es un camino que muchas empresas estén dispuestas a emprender en el corto plazo, pero es el inicio de una metodología de trabajo más productiva en la que es clave contar con profesionales absolutamente ajustados a los perfiles que se necesitan y que también estén dispuestos a recibir formación que les permita ser teletrabajadores eficientes.

 

Las empresas también tienen responsabilidad desde el proceso de selección, que confiere el inicio y las pautas para identificar si ese futuro empleado es la persona idónea para establecer labores desde casa, con poca sociabilización o si, por el contrario, es una persona más extrovertida, que goza de un ambiente rodeado de otras personas, en este caso, teletrabajar sería un castigo y no daría los resultados esperados.

 

Aumentar la productividad, mejorar la calidad de vida de los empleados, promover la inclusión social, aportar al mejoramiento de la movilidad e impulsar el uso y la apropiación de las nuevas tecnologías, son solo algunos de los retos de las empresas y son el claro ejemplo de los beneficios que esperan los empleados para seguir afianzando las relaciones en donde prime el bienestar y la retención de talentos.

Tags:

Pin It on Pinterest